Se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Jaime de Nevares

Posted on mayo 19, 2017, 1:45 pm

Un 19 de mayo de 1995 falleció el Obispo Don Jaime de Nevares. Nació un 29 de enero de 1915, en 1945 ingresa a la Congregación de los Salesianos donde es ordenado Sacerdote en noviembre de 1951.

Fue un prelado católico argentino, obispo emérito de la diócesis de Neuquén. Su trabajo como sacerdote y, más particularmente, su accionar episcopal se centró en el ejercicio de la justicia y de la defensa de los derechos constitucionales durante las convulsionadas décadas de 1960, 1970 y 1980. Padre conciliar en el Concilio Vaticano II, defensor de las huelgas obreras a fines de la década de 1960, fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y a posteriori del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos en plena dictadura del Proceso de Reorganización Nacional. Fue miembro de la CONADEP durante 1983 y 1984, y convencional constituyente para la Reforma de la Constitución Argentina de 1994, el trabajo de Jaime de Nevares lo posicionó como un referente ético, tanto para los católicos como para otros actores sociales.

 

Jaime de Nevares adhirió a la Iglesia al Equipo Diocesano de Pastoral Aborigen y creó los equipos pastorales de Migraciones, Social, Carcelaria. Durante la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional en los años 1976-1983, fundó con dirigentes nacionales y autoridades de iglesias hermanas la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y a posteriori el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.
Enterado de que la esposa del ex dictador de facto Jorge Rafael Videla estaba en Neuquén y que visitaría la Catedral, Don Jaime hizo posta en la puerta para esperarla. Deseaba ardientemente poder hablar con la Junta militar para pedir por los desaparecidos y los campos de concentración. Cuando ésta llegó la acompañó al interior de la catedral y a la salida le dijo: “Señora, hay muchas madres que no saben dónde están sus hijos…”. A lo que ella respondió: “Yo sé donde están mis hijos”. Don Jaime le dijo: “Creí que hablaba con una madre”, y se dio vuelta para irse. La señora de Videla le dijo:”Monseñor…”. El se dio vuelta y le dijo: “Ahora es tarde señora”. Y se fue.
“Hoy lo recordamos porque supo estar presente en algún rincón de las distintas ciudades que visitó en nuestra provincia, promoviendo un accionar concreto desde la iglesia para que se plasmen la construción de nuevas Capillas, comedores, bibliotecas (Biblioteca Popular Valentín Sayhueque de Plaza Huincul), roperos comunitarios, radios (FM La Colmena), entre tantos ejemplos que hicieron que desde los jóvenes y con los jóvenes se transforme y crezca la sociedad”.
*Agradecemos a la Biblioteca Popular Valentín Sayhueque de Plaza Huincul por el aporte en la información.-

Leave a Reply

  • (not be published)