Calor intenso y los cuidados especiales para los más chiquitos

Posted on enero 02, 2019, 5:36 pm

Desde la Sociedad Argentina de Pediatría dieron a conocer una serie de recaudos especiales para evitar los golpes de calor y la deshidratación de los más pequeños.
Lo ideal, cuando las temperaturas suben, es permanecer en lugares frescos y ventilados, vestir al niño con ropas claras y holgadas, mojarlos con frecuencia, evitar la actividad física intensa, protegerlos de la exposición al sol en forma directa, por lo menos entre las 10 y 16 hs, usar sombrero, comer liviano, ingerir líquidos frescos frecuentemente, aumentando en algunos casos entre un 25 y un 50 por ciento la cantidad habitual. También incrementar la frecuencia del amamantamiento en los más pequeños son algunas de las principales recomendaciones de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Los síntomas como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, decaimiento, irritabilidad, desmayos, sudoración excesiva, piel roja y caliente, tendencia al sueño y debilidad muscular o fiebre, podrían estar indicando la presencia de un ‘golpe de calor’ en el niño y ameritan la inmediata consulta con el pediatra.

La ingesta de líquido por parte de los niños en cantidades adecuadas es fundamental siempre, pero sobre todo en épocas de calor en las cuales la pérdida del agua corporal a través del sudor es mucho mayor, por lo cual los requerimientos de líquido diarios se incrementan considerablemente. Es importante en estos días ofrecerles agua fresca a cada rato. Mientras que a los bebés menores de 6 meses que se alimentan con lactancia materna en forma exclusiva se les debe ofrecer el pecho en forma frecuente en épocas de calor, dado que son más vulnerables y proclives a presentar deshidratación si no se les garantiza un aporte de líquido adecuado, destaca el artículo publicado en www.siempresalud.com.ar